viernes, 29 de junio de 2012

¡Opinión de la Iglesia, hablan los Papas! 1 parte


Saludos a todos los seguidores del blog profetico, pedimos disculpa por la ausencia de entradas en el mes de junio, hoy en la fiesta de San Pedro, hemos decidido poner la opinion de sus sucesores, es decir los Papas, sobre los Signos de los tiempos.
He aqui lo investigado, presentado en dos partes:

Los Papas hablan sobre las Señales de los Tiempos.

No queremos divagar más sobre este asunto con lamentaciones estériles y, en cambio, vamos a fijarnos en las enseñanzas que los Papas de este siglo dijeron sobre estos misterios que estamos tratando.

El Papa San Pío X, al considerar las calamidades que afligían a la Iglesia de su tiempo, nos dice en su encíclica “Supremi Apostolatus Cathedra”: “Experimentamos cierta especie de terror al considerar las condiciones funestas de la humanidad en el momento presente. Porque, ¿quién puede ignorar la enfermedad grave y profunda –más todavía que en los tiempos pasados- que aqueja a la sociedad humana y que agravándose día a día y minándola hasta en sus entrañas, la arrastra hasta la ruina?

Esta enfermedad la conocéis bien: es haber vuelto los hombres la espalda a Dios e incurrido en la apostasía. Todo el que estas cosas considera, puede razonablemente temer que esta perversión de los ánimos sea el principio de los males anunciados para el fin de los tiempos y su realización en la tierra; y que verdaderamente el hijo de la perdición de que habla el apóstol haya realizado su advenimiento entre nosotros”.

Tambien el Papa Benedicto XV, de corto pontificado, no pudo menos que expresar sus sentimientos en su encíclica “Ubi primum”, al contemplar los horrores de la conflagración europea de 1914-1918. Allí se dice: “En realidad, parece que han llegado aquellos tiempos que Jesús profetizó: Oiréis guerras, planes y rumores de nuevas guerras; se armará una nación contra otra nación y un reino contra otro reino”. Y el pontífice señala como motivo de estas calamidades la “falta de Fe y de Caridad”, concluyendo con estas palabras: “Son los principios de la agonía del mundo, de que nos habla Jesucristo”.

Pero sigamos escuchando las voces de otros Pastores, como su santidad Pío XI, que en su encíclica “Misseretissimus” nos señala amargamente: “De todas partes sube a nosotroa el clamor de los pueblos que gritan, cuyos príncipes y directores se han congregado o confabulado a una contra el Señor y su Iglesia… Y aún es más triste que entre los mismos fieles, lavados con el bautismo en la Sangre del Cordero Inmaculado y enriquecido con la Gracia, haya tantos hombres de toda cñase que, con increíble ignorancia de las cosas divinas, inficionados de doctrinas falsas, lejos de la Casa del Padre, viven una vida llena de vicios, que no está iluminada por la luz de la Fe, ni alentada por la esperanza de la felicidad futura, ni acalorada ni fomentada por el fuego de la Caridad, de manera que parecen totalmente sentados en las tinieblas y sombra de muerte”.

Y continúa este Papa en sus tristes lamentaciones: Para colmo de estos males que he enunciado, viene la pereza y el abandono de los que miserablemente abandonan a Cristo o se pasan al campo enemigo. Por eso sin querer, salta al alma la idea que se acercan los tiempos que vaticinó el Señor: Porque abundó la iniquidad, se enfriará la caridad de muchos (Mt 24,12)”.

Y llegamos al gran Pontifice Pío XII, que mantuvo, como es dominio público, diversas comunicaciones extraordinarias con el mundo sobrenatural, tales como visiones de Jesucristo y la repetición del milagro de Sol de Fatima en los jardines del Vaticano. Entre sus numerosas alusiones a estos acontecimientos, vamos a señalar estas palabras que dirigió en un memorable discurso ante el colegio cardenalicio: “Hay muchas señales que indica ser está una de las épocas más decisivas de la humanidad… Es tiempo de urgente, de urgentísima acción. Ha llegado la hora del no habrá más tiempo. Los buenos para haer el bien y los malos para hacer el mal. ¡Son tantas las señales de tu próxima Venida Señor…!”.

Continuara...

No hay comentarios:

Publicar un comentario